Fuente:iprofesional 

Un estudio de Cisco sobre los hábitos en Internet de esta franja de la población revela cómo la necesidad de estar online impulsa cada acción de sus vidas, en el trabajo, a las hora de hacer las compras, con las amistades e, incluso, con la familia    

Son las  6 de la mañana. La alarma del reloj suena penetrante. Usted se siente atontado, se estira y bosteza. Es hora de prepararse para el trabajo o la escuela. ¿Qué hace a continuación? ¿Se viste? ¿Toma una ducha? ¿Se cepilla los dientes?  

Ante estas preguntas, el 90% de los miembros de la denominada “Generación Y” (GY) encuestados a nivel mundial destacó que chequean sus “smartphones” para ver actualizaciones en el e-mail, textos y sitios de redes sociales, generalmente antes de salir de la cama. Así lo revela el reporte Cisco Connected World Technology Report (CCWTR) de 2012

Uno de los 18 países donde se realizó este estudio fue la Argentina. iProfesional.com accedió a los datos locales del informe, presentado ante la prensa especializada en el marco del Cisco Live, una reunión del mayor fabricante mundial de equipos de redes telemáticas en el balneario mexicano de Cancún que congregó a más de 3.000 personas.

Luego de analizar dicho documento, se podría concluir que el cuerpo humano tiene 206 huesos y el teléfono “inteligente” podría ser considerado el número 207 para la Generación Y.

Es que dos de cada cinco afirmaron que se “sentirían ansiosos, como si una parte me faltara” si no pudieran usar sus celulares para conectarse.  

La encuesta fue realizada por la consultora InsightExpress a 1.800 estudiantes universitariosy jóvenes profesionales entre 18 y 30 años, en 18 países.

El resultado de las entrevistas pone de relieve cómo la GY utiliza Internet y los dispositivos móviles para conectarse con el mundo que los rodea. 

Y revela comportamientos, actitudes, problemas y preocupaciones acerca de la creación, el acceso, la administración y la privacidad de enormes cantidades de datos que son generadas a diario por los “smartphones”, sensores, cámaras de video, monitores y otros equipos conectados. 

Los resultados tienen implicancias en diferentes ámbitos: desde el diseño de dispositivos móviles y sitios de compras “online” hasta la cultura corporativa y las estrategias de seguridad de la información, expectativas del personal y la retención del talento.    

Pero los celulares son sólo el comienzo. En la medida en que el fenómeno “Internet en todo” se despliega, más y más dispositivos, sensores, zapatillas, cultivos, animales y otras criaturas vivientes se conectan a la red, el volumen y valor potencial de toda la información generada por esas conexiones crece exponencialmente. 

En Cisco creen que en un futuro cercano, personas, empresas y proveedores de servicio aprovecharán estos “datos en movimiento” para tomar decisiones y entregar servicios y aplicaciones en tiempo real, en vez de esperar a todo aquello que provenga de un lugar que los centralice.  

En el siguiente análisis del estudio, las cifras consignadas corresponden a los promedios globales y, en el caso de la Argentina, están precisados en forma explícita.

Nuevas rutinas
La GY no quiere perderse nada. Sus miembros comienzan el día chequeando sus dispositivos móviles para ver textos, e-mail, y actualizaciones de redes sociales, a menudo antes de levantarse de la cama. Para esta generación, la información es en tiempo real y todo el tiempo. 

Nueve de cada diez encuestados se visten, cepillan sus dientes y chequean sus teléfonos como parte de la rutina matutina para prepararse para la escuela o el trabajo. En la Argentina, ese indicador desciende apenas al 80 or ciento. 

Para los empleadores, esto es significativo porque demuestra que el personal del futuro será más ágil, estará más informado y tendrá mayor respuesta que cualquier generación previa: viven para conectarse y comunicarse

Mi “smartphone “y yo
De la mañana a la noche, la Generación Y está constantemente conectada. Casi el 30% de los encuestados dice chequear sus celulares tantas veces que pierde la cuenta.  

En tanto, uno de cinco revisan sus teléfonos para ver e-mail, textos y actualizaciones de redes sociales al menos cada 10 minutos. En los EEUU, dos de cada cinco los chequean al menos una vez cada 10 minutos. 

Asimismo, un tercio de los entrevistados miran sus terminales al menos una vez cada 30 minutos. En los Estados Unidos, la cifra salta a más del 50 por ciento. 

¿Conectados o adictos? 
El 60% de esta franja etaria revisa en forma compulsiva sus “smartphones” para ver e-mails, textos o actualizaciones de redes sociales. Este indicador crece al 70% en la Argentina. 

De ellos, las mujeres se sienten más impulsadas a conectarse: un 85% de personas de sexo femenino versus el 63% de los hombres.

Otro dato revelador es que más del 40% de los encuestados sufriría “abstinencia” y se “sentiría ansioso, como si me faltara una parte” si no pudieran revisar sus “smartphones” constantemente. En la Argentina, este indicador cae apenas al 36 por ciento.

Curiosamente, de aquellos usuarios compulsivos de “smartphones”, el 60% desearía no sentirse tan obligado (en la Argentina, algo menos, el 54%).  

Un rango aparte son los profesionales de las tecnologías de la información (IT), quienes están aún más conectados. Casi un tercio de los mismos declaró que chequea sus celulares “continuamente”. Y el 40% los revisan al menos cada 10 minutos.

Teléfonos omnipresentes
Los dispositivos móviles son utilizados en todas partes, aun en los lugares más privados. 

La necesidad de estar conectados significa que las líneas entre el trabajo, la vida social y familiar son difusas. 

Las personas se fijan si hay nuevas actualizaciones laborales y se comunican a toda hora desde diferentes lugares. 

Es decir, el tiempo es elástico: para la Generación Y no hay marcadores claros entre “el día laboral” y el tiempo personal: ambos se mezclan y se superponen durante el día y la noche. 

Otros datos que reveló el estudio y confirman esta omnipresencia del móvil son los siguientes:

  • Tres de cada cuatro encuestados lo utilizan en la cama. 
  • Más de un tercio lo usa en el baño. 
  • Casi la mitad de los encuestados globales confesó que envía textos, ve e-mails y chequea redes sociales durante las comidas con la familia y los amigos. 
  • Casi uno de cinco admitió enviar textos mientras maneja

La revolución de las aplicaciones 
Cerca del 70% de los consumidores comentó que las aplicaciones en sus móviles son importantes para su vida diaria. Pero en la Argentina, este número desciende al 56 por ciento.

Más de la mitad señaló que utiliza las aplicaciones móviles principalmente para juegos y entretenimientos. 

Pero uno de cada cuatro (27 por ciento) generalmente usa aplicaciones móviles para el trabajo. 

De todas aquellas aplicaciones que se descargan a diario, un número sorprendentemente bajo es realmente utilizado.

La mayoría de los participantes del estudio de la GY (60%) manifestó usar menos de 10 aplicaciones de sus celulares en forma regular.

Y sólo uno de cinco (20%) encuestados afirmó usar de 10 a 25 aplicaciones regularmente. 

Amigos reales y virtuales
La comunidad “online” no conoce fronteras de geografía o zonas horarias. El 40% pasa más tiempo con amigos en línea que con amigos en forma personal. En la Argentina esta cifra trepa al 55 por ciento.

Además, dos tercios de los entrevistados globales señaló pasar el mismo o más tiempo socializando con amigos “virtuales” que con amigos en persona.   

Pero hay una diferencia de género: 38% de los hombres a nivel mundial pasa más tiempo en persona que “online”, versus el 29% de las mujeres. 

Identidades incoherentes
Conectarse a la red crea oportunidades de ampliar las fronteras a diario y probar un nuevo personaje. Sin embargo, la consecuencia de este acto puede ser la decepción. ¿Cuánto se puede confiar de lo que se lees “online”? 

Según la investigación, cuatro de cada cinco (81%) cree que las personas tienen distintas identidades en Internet y fuera de la Red. Esta desconfianza está más ampliada en la Argentina (85%).

Más de un tercio de los que participaron del estudio sintió que la mayoría de las personas tienen distintas identidades “online” versus “offline”.  

De hecho, cuando se les preguntó acerca de sí mismos, sólo el 44% dijo que las identidades virtuales y reales eran lo mismo. 

Muerto el escritorio, viva el móvil
En muchas partes del mundo, los “smartphones” ahora compiten con las laptops como el dispositivo más deseado por personas entre 18 y 30 años. La razón es simple: es visto como el más versátil y el más compacto. 

Si tuvieran que elegir un único equipo, un tercio de los encuestados prefiere un celular, mientras que un poco menos de un tercio favoreció a las laptops.  

Los “smartphones” han superado a las computadoras de escritorio como el dispositivo preferido para el lugar de trabajo. Y fueron considerados dos veces más populares que una PC de escritorio y tres veces más populares que una tableta. En la Argentina, apenas el 28% eligió una PC.

Lo mío en el trabajo
Para la generación “siempre conectada” un solo dispositivo basta. Y ya sea un dispositivo personal o de la compañía, esto crea desafíos para los gerentes de TI quienes deben proteger los bienes y la información de las empresas. 

Mientras dos de cada cinco encuestados destacaron que la política de la compañía les prohíbe el uso de dispositivos emitidos por la compañía para actividades no laborales, cuatro de cinco aseguraron no obedecer esas políticas. 

Los profesionales de TI saben que muchos empleados no siguen las reglas: más de la mitad de ellos pensó que sus empleados obedecían la política de no usar dispositivos del trabajo para uso personal. 

Compras “online”
En tanto, el estudio señaló que nueve de cada 10 encuestados de la GY realiza compras en línea, aunque esta cifra es añgo menor en la Argentina (80%). 

Asimismo, casi tres de cinco confía en los informes de los clientes al decidir las compras “online”; y un 28 por ciento adicional consulta informes en forma ocasional.

Por otra parte, un 57% está dispuesto a compartir su dirección de e-mail con tiendas y sitios en la web para recibir avisos de descuentos y ofertas.  Pero se resisten a compartir mucho más que eso. Y unos pocos están dispuestos a compartir números de teléfono, dirección y otros datos personales. 

Todo en la web
En conclusión, podría decirse que:

  • Casi el 90% sube fotos para compartir o almacenar en sitios de Internet. 
  • El 62% carga videos con los mismos fines.
  • El 87% tiene una cuenta de Facebook (en la Argentina, 89%) y uno de cada 10 entrevistados tiene siempre su perfil abierto en esta red social. En la Argentina, uno de cada cuatro.
  • El 41% actualiza Facebook al menos una vez al día, y más de uno de cada cinco lo hace varias veces al día. Pero en la Argentina la cifra llega al 62%. 
  • El 56% tiene una cuenta de Twitter, y el 21% “tuitea” al menos una vez al día.  

Información técnica 
El Cisco Connected World Technology Report fue realizado por InsightExpress, una firma de investigación con sede en los Estados Unidos. 

El estudio global consistió en dos encuestas: una focalizada en estudiantes universitarios y trabajadores entre 18 y 30 años y la segunda enfocada en profesionales de TI. 

Cada encuesta incluye 100 entrevistados de cada uno de los 18 países, teniendo como resultado un conjunto de 3.600 participantes del estudio. 

Los 18 países fueron Estados Unidos, Canadá, México, Brasil, la Argentina, Reino Unido, Francia, Alemania, Holanda, Rusia, Polonia, Turquía, Sudáfrica, India, China, Japón, Corea del Sur y Australia.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s