En esta nota, Guadalupe Benavídez, directora de HWC Health & Wellness Consulting, asegura que los empleados demandan cada vez más beneficios que cuiden y garanticen una mejor calidad de vida. La tendencia es contar con acciones que influyan en la alimentación, la actividad física y el estrés

 

Los empleados demandan cada vez más beneficios y acciones que cuiden y garanticen una mejor calidad de vida y, en este contexto, fomentar la cultura del bienestar es una estrategia cada vez más necesaria para atraer y retener empleados, clientes internos y externos.

Contar con estos beneficios empieza a ser percibido como un derecho adquirido por parte de los trabajadores y son las organizaciones las que deben satisfacer esta necesidad y exigencia con acciones innovadoras.

Los beneficios relacionados a la mejora de la calidad de vida tienen peso al momento de decidir cuando un postulante se encuentra en el proceso de búsqueda de nuevas alternativas laborales.

La tendencia actual es contar con acciones que influyan positivamente sobre los tres principales factores de riesgo de las enfermedades crónicas: alimentación, actividad física y estrés.

El objetivo principal es la prevención, fomentando un estilo de vida saludable a través de la participación del personal en diversas actividades dentro y fuera de la compañía.Es que está demostrado que personas más sanas son empleados que rinden más y aumentan la rentabilidad.

La modificación de estos factores de riesgo ayuda a conformar una empresa “saludable” cuyos colaboradores se sentirán mejor, más contentos y motivados. El empleado nota que la organización está tomando acciones para asegurar su bienestar y salud, lo que genera mayor lealtad y responsabilidad desempeñándose al máximo de sus capacidades.

¿La clave? Apuntar a todos los integrantes de una organización, casados, solteros, viudos, sin hijos y ofrecer alternativas que interesen a todos los sectores.

Resulta importante no dejar afuera de los beneficios a los empleados más añosos. Las empresas están comenzando a incluir medidas innovadoras para incluir a todos los rangos de edad y situaciones particulares.

Un ejemplo de ello es otorgar un reintegro de dinero para ser utilizado por cada persona para afrontar el gasto que implica tener un familiar (padre o abuelo a cargo) en una institución geriátrica. También es habitual el reembolso de dinero por tener hijos menores de cuatro años en guarderías.

Generar una cultura del bienestar implica un compromiso de todos los que forman parte de la compañía y un cambio de cultura organizacional, uno de los aspectos más complejos de lograr pero que termina siendo fundamental para el éxito de la intervención que se esté llevando a cabo o que se decida implementar.

Serán las organizaciones más visionarias e interesadas en sus talentos las que utilicen esta estrategia como herramienta para la retención de sus integrantes más valiosos.

 Fuente: www.iprofesional.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s