Motivar a otras personas es la tarea administrativa más importante que existe.

Motivar implica la habilidad para comunicar, desafiar, fomentar, involucrarse, delegar, desarrollar y entrenar, así como informar, resumir, ofrecer una recompensa justa.

Cuando se premia un comportamiento positivo, se recibe mucho más de él.

Vivimos en un mundo cada vez más complejo, donde tenemos a disposición la más refinada tecnología. Sin embargo, el mundo real donde todos trabajamos es, evidentemente, un mundo de personas.

Lo que determina que el éxito nos llega a través de las personas que administramos. La motivación consiste en convencer a alguien que debe hacer algo porque él quiere hacerlo.

7 puntos que no hay que olvidar al hablar de la motivación

1. Tenemos que sentirnos motivados para poder motivar

No es posible motivar a otras personas si no estamos motivados.

¿Con qué tipo de jefe quisieras trabajar? Un jefe pesimista, prepotente, reprimido o un jefe que llega al trabajo antes que nadie, que es entusiasta, positivo, que siempre tiene alguna noticia para comunicarte, que es leal y enseña con su propio ejemplo.

2. La motivación requiere una meta

Es imposible que cualquier individuo, o de hecho cualquier equipo o grupo de personas, sea motivado sin una meta clara y específica. Sin metas no hay propósito.

3. La motivación ya establecido, no es eterna

Ni la motivación, ni los sentimientos cordiales perduran.

La motivación es y debe ser un proceso continuo.

No es una vacuna.

Debemos aceptar que el solo hecho de que un individuo esté motivado el día de hoy, no significa que estará motivado mañana.

4. La motivación requiere de reconocimiento

Muchas personas se esforzarán más para ser reconocidos que para cualquier otra cosa en la vida.

Hay que empezar a reconocer los logros del personal, nunca es tarde y no interesa la forma, lo importante es no olvidarse de ninguno de los que merecen tener un reconocimiento.

5. La participación es motivación

Cuando las personas sienten que forman parte de un proyecto, su nivel de motivación es mucho mayor.

Cuando se logra involucrar a la gente se logra un grupo o equipo de gente más motivado.

Muchos jefes no comparten sus planes , metas y objetivos con los empleados a su cargo y no dejan que la gente experimente un espíritu pionero.

6. Ver el progreso motiva

Cuando la gente ve que progresa, avanza y logra metas, se motiva.

Los logros hacen que las personas mantengan una actitud positiva.

7. Crear un ambiente de equipo

El ambiente debe ser bueno.

Los siguientes ocho consejos sirven para crear el ambiente adecuado, para que el equipo se motive de una manera natural.

Establecer una visión

La visión nos permite saber adonde vamos y debe ser compartida con todo el personal.

Una misión en común

Debe haber una misión en común, un objetivo, o hasta una causa por la cual luchar.

La misión común debe interesar al equipo de personas en cuestión, no sirve de nada fijar una meta que solo estimule al jefe o gerente.

Condiciones positivas de trabajo y un equipo positivo

Para ello el ambiente de trabajo debe estar limpio y ordenado, y debe ser cómodo.

La gente debe estar orgullosa del lugar donde trabaja.

Si la comunicación es negativa, es absolutamente seguro que el equipo nunca será productivo.

Es responsabilidad del líder del equipo, impedir que la comunicación negativa se convierta en un mal contagioso.

La cultura de las prioridades

Para un equipo motivado es fundamental que todos sus miembros sepan cuáles son sus prioridades individuales mientras trabajan hacia el objetivo del equipo.

Recordar al individuo

El significado del individuo es importante, aun cuando las personas formen parte de un equipo.

Deben sentir individualmente que han recibido un tratamiento justo, ser reconocidos por sus logros, sentir que el papel que juegan contribuye con la meta y por sobre todo sentir que son respetados por sus jefes y gerentes.

Compartir el éxito

Los integrantes del equipo deben poder compartir los premios del éxito.

Liderazgo motivador

El respeto se gana y nunca puede ser exigido.

Los líderes son juzgados más por lo hecho que por lo dicho.

 Tomar un descanso juntos

Vale la pena que los empleados salgan como grupo.

Cuando se lleva el equipo a un curso, a visitar una exposición o en viaje de placer; se logran unir más y crece el sentimiento de pertenencia.

Ing. Gustavo F. Cabeza gfcabeza@arnet.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s