Importancia de las relaciones humanas en el trabajo

El año 2012 será para todas las empresas en las que estamos trabajando junto con todo nuestro equipo, el año de la mejora de las relaciones humanas.

Con esta entrada del Blog iniciamos un grupo de publicaciones para entrar en tema. Estamos programando para la primer semana de marzo de 2012 una reunión con todos los titulares y gerentes de empresas para programar el trabajo del año, en especial sobre esta temática.

Todas las personas que ocupan un lugar en los medios de producción deben estar conscientes que en el trabajo pasamos alrededor de 8 horas mínimo con nuestros compañeros de trabajo, por tanto es el lugar en donde mayor tiempo pasamos. Por esta razón debemos hacer el tiempo lo más agradable posible con nuestros compañeros de labores, desde el personal de apoyo (los conserjes, los porteros, las secretarias) y los demás empleados, entre otros.

En el comercio moderno las actividades están sometidas a las continuas presiones de la competencia.  Si un dueño de empresa no quiere arriesgarse innecesariamente debe planear cuidadosamente, no sólo cada paso de sus operaciones, sino también la buena selección de las personas en las cuales pueda delegar responsabilidades.

El ejecutivo conoce por experiencia la importancia que tiene para su negocio el carácter y la personalidad de sus empleados.  Después de los exámenes de rigor, el período de prueba tiene por objeto evaluar su personalidad, capacidad y su disposición para el trabajo.

Toda actividad de trabajo está fundada en la relaciones interpersonales, por lo tanto, es necesario que un empleado aprenda a tratar bien a los compañeros y saber desarrollar de manera exitosa el difícil arte de las relaciones humanas. 

Para triunfar en este sentido, es preciso tener presente que cada persona es diferente y que esa diferencia es el producto de diversas culturas y ambientes familiares, por lo que cada persona tendrá diferentes habilidades, gustos, aptitudes, formación,  cultura, edad, apariencia física, emociones, religión,  política, nacionalidad, situación económica, entre otros.

En ese mismo orden, se debe señalar que para entender a las personas se deben identificar correctamente las necesidades básicas y como éstas afectan la conducta humana.  Deben estar medianamente satisfechas para poder sentirse bien en su trabajo.  Entre otras se citarán las más relevantes, tales como:

La necesidad de la persona sentirse segura mental y físicamente, no sentirse amenazada, ni por despido ni sustitución.

La necesidad de sentirse aceptada por un grupo, una organización.   Todo empleado le gusta sentir que es parte importante de la institución y que sus propuestas valen la pena, no sentir favoritismo con uno y otro empleado, no porque desempeñe mejor el trabajo, sino porque esos otros gastan la mayor parte del tiempo contando y no trabajando (adulando)

La necesidad de reconocimiento.  Para   toda persona resulta imprescindible pensar bien de sí misma y saber que los demás piensan bien de ella.  Ante cualquier acción bien hecha, aunque se le pague para eso, el ser humano necesita una sonrisa de aprobación, un elogio,  una nueva responsabilidad adicional.  La necesidad de reconocimiento hace que toda persona se sienta complacida cuando se aprecian sus habilidades especiales.

La necesidad de contribuir.  Es de gran valor para cualquier empleado producir algo beneficioso, que salga de la rutina diaria de trabajo y que hace por esta acción algo de crecimiento en tal institución, a su jefe, a sus clientes o a sus compañeros de trabajo.

La necesidad de sentirse necesario.  Esto es un deseo básico del ser humano saber que el trabajo que realiza, para el cual fue contratado, es importante y necesario contribuir a lograr los propósitos generales de esa institución de la que se siente es parte suya, así piensa todo el empleado que ama su trabajo.

Los problemas de relaciones humanas surgen cuando una o más de estas necesidades básicas no son satisfechas.  Esto varía de un empleado a otro, ya que algunos gustan de dirigir e influenciar a sus compañeros, otros prefieren conformarse y seguir el camino no trazado por los demás, otros quieren ser parte de la solución de los problemas, otros en la acera del frente para criticar los que se hace con esmero, dedicación y amor, éstos son regularmente los lleva y trae del “jefe”, otros son parte del problema, y hay otros tan especiales que no se dan cuenta de nada de lo que pasa en ese lugar de trabajo a que pertenece.  En tal sentido, es necesario que cada persona reciba  el trato adaptado a su idiosincrasia.  Es necesario considerar a cada persona como un individuo. 

Para lograr tener buenas relaciones con los compañeros es necesario:

Ser justo.  Es natural y humano que, aún las personas más modestas que conceden poca importancia a las lisonjas, se sienten complacidas cuando se les felicita por sus esfuerzos, por sus méritos  o por su trabajo.  Todos apreciamos a la persona que tiene tiempo para reconocer sinceramente las cualidades de los demás.

Ser ecuánime.  Siempre nos sentimos complacidos al saber que nuestras opiniones se tendrán en cuenta y que se ha dado importancia al escucharla.  Pero, también es importante reconocer que otras ideas son mejores que las nuestras, que otros tienen la razón, o respetar y aceptar cuando son criticadas nuestras ideas.

Ser respetuoso con los compañeros de trabajo, no hacer comentarios molestos, indirectas que se entienden claramente, no siempre resaltar lo negativo, que como todo ser humano se  tiene, recordar que hasta las rosas tienen espinas.  Respetar las aspiraciones de los demás y acatar el principio de competencia.  La ambición de progreso no es mala, si con ello no se afecta el derecho de los demás.

Ser cooperador.  Se debe ayudar a los demás en el trabajo.  De nada le sirve a una persona ser muy capacitada si solamente se preocupa por ella misma.   Esta actitud no le ayudará a ganarse la amistad sincera de sus compañeros de trabajo.  Lo que hace cada empleado depende de todos y repercutirá sobre lo que hagan otros empleados de la organización y por tanto, al éxito de la misma.

Ser generoso.  Esta cualidad es esencial para llevarse bien con nuestros compañeros de trabajo.  Es difícil tratar con personas egoístas y descorteses.  Para prestar ayuda u ofrecer amistad, no debe espera a que se lo pidan.  Debe aprenderse a dar el primer paso y a ser los primeros en abrir las puertas.  Si así lo hacemos, descubriremos que por lo general los demás corresponderán con la misma generosidad con que nosotros hemos procedido.

Fuente: Ramonita Valdez

About these ads
Publicado en RRHH. Leave a Comment »

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 493 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: